La bajada al igual que el regreso al Santuario queda suspendido / KARPINT

La Virgen de Argeme estará en la Catedral del 30 de abril al 9 de mayo

Eladio Paniagua
ELADIO PANIAGUA CORIA

El pasado 3 de febrero se reunieron en el Santuario de Argeme el Administrador Diocesano Diego Zambramo López y miembros de la Junta Directiva de la Cofradía de la Santísima Virgen de Argeme. Tras orar ante la imagen de la Morenita y visitar el nuevo monumento al Sagrado Corazón, iniciaron conversaciones acerca de las distintas posibilidades de celebración de las fiestas Argemistas con motivo de la pandemia de la Covid que tiene asolado el mundo.

Desde la cofradía informan que la salud es lo más importante y el sentido común, junto con las medidas impuestas por las autoridades sanitarias, hacen imposible el escenario de un novenario como el que se celebraba. Sin embargo, dicen, la visita de nuestra patrona se hace necesaria en medio de estas dificultades para inundar de paz y de esperanza las vidas de los caurienses. «Argeme en Coria es sinónimo de alegría, de optimismo y de ilusión. La visita de la Madre siempre consigue sacar lo mejor de todos nosotros y generar un ambiente inigualable y capaz de subir los ánimos de todos aquellos que más lo necesitan y que, en muchos casos, el próximo mayo llevarán dos años sin poder ver a la Divina Imagen por diversas circunstancias».

Así, dicen, analizando riesgos y dificultades, pero también bondades y beneficios, se llegó a la conclusión de la necesidad de celebrar novenario en honor a Nuestra Señora en la Catedral en los días de su fiesta. La Bajada en procesión se hace imposible, pero la Virgen de Argeme iluminará nuestra ciudad desde el primer templo de la Diócesis entre los días 30 de abril y 9 de mayo. Cada día girará en torno a tres actos de culto en los que la Cofradía y el Cabildo, que este año predicará las novenas, velarán por el estricto cumplimiento de las medidas sanitarias vigentes en ese momento. Finalmente, la estancia de la Estrella de Argeme concluirá con una misa pontifical presidida por Diego Zambrano.

El regreso al Santuario, al igual que la bajada, queda suspendido al ser imposible la realización de actos de culto en la vía pública como son las procesiones. No obstante, el 10 de mayo, día de la romería, se celebrará misa en el Santuario como viene realizándose durante todos los domingos del año.