Borrar
Encierro de Matamoros. AM
La velocidad de Matamoros marca el último encierro de San Juan 2024 bajo la lluvia

La velocidad de Matamoros marca el último encierro de San Juan 2024 bajo la lluvia

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Viernes, 28 de junio 2024, 18:24

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El último encierro de San Juan 2034 será recordado no solo por la valentía de los corredores, sino también por la intensidad con la que el toro «Matamoros» de la Peña La Geta, de la ganadería de Enrique Serrano, recorrió las calles mojadas del histórico casco urbano. Con el número 7 y el distintivo G-0, Matamoros se destacó no solo por su imponente presencia, sino por la rapidez con la que se desplazó a lo largo del recorrido, marcado por la lluvia persistente.

El encierro comenzó a las 13:30 de la mañana, bajo un cielo encapotado que prometía una jornada húmeda y peligrosa. La lluvia, que había empezado a caer desde la mañana, convirtió el empedrado en una pista resbaladiza que aumentaba el riesgo tanto para los corredores como para el propio toro. A pesar de estas condiciones adversas, la adrenalina y el fervor de la festividad mantuvieron a los participantes en las calles.

Matamoros irrumpió con una fuerza inusitada desde el corral. Su salida fue explosiva, y su velocidad sorprendió a todos los presentes. Con una zancada poderosa y un instinto feroz, el toro siguió de cerca a los capeones, quienes intentaban guiarlo por el recorrido con maestría. Sin embargo, la escasez de corredores, debido a las condiciones climáticas, permitió que Matamoros avanzara con mayor libertad y menos interrupciones.

Los momentos más críticos del encierro se vivieron en las curvas más estrechas, donde la combinación de la velocidad del toro y el pavimento mojado puso a prueba la destreza de los capeones. A pesar de algunos resbalones y caídas, los corredores lograron mantenerse fuera del alcance de los peligrosos cuernos de Matamoros. La coordinación entre ellos fue esencial para evitar tragedias mayores, y el público que se resguardaba bajo los balcones aplaudía cada hazaña de coraje.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios