Vista general de la rueda de prensa ofrecida ayer en el Obispado para dar a conocer el nombre del nuevo obispo. / jorge rey

«Es la vez que más tiempo hemos estado sin obispo»

La iglesia cacereña celebra la designación del nuevo prelado para Coria-Cáceres tras una dilatada espera

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓN Cáceres

Aunque la confirmación oficial no llegó hasta las doce del mediodía, la noticia comenzó a correr como la pólvora por los grupos de WhatsApp del entorno religioso de la diócesis desde primera hora de la mañana. Tras dos años de espera, Coria-Cáceres tenía obispo. Jesús Moreno, sacerdote y delegado del administrador diocesano, reparó ayer en el tiempo que ha tardado la Santa Sede en buscar sucesor a Francisco Cerro.

«Al nuevo obispo no le conocemos. Llevábamos mucho tiempos esperando. Creo que es la vez que más tiempo hemos estado sin obispo porque cuando murió Jesús Domínguez tardaron un año y cuatro meses en nombrar a su sucesor. Pero ahora han sido dos años», señala Moreno. «Nos estaba preocupando tanto retraso», admitía. Domínguez murió en octubre de 1990 y su sucesor, Ciriaco Benavente, le relevó en marzo de 1992. Cuando Benavente se fue a Albacete, su puesto se cubrió en apenas nueve meses. Le sucedió Francisco Cerro.

«No conocemos al obispo; llevábamos mucho tiempo esperando y nos estaba preocupando tanto retraso»

jesús moreno

Sacerdote y delegado del administrador diocesano

Jesús Moreno reconoce que es «una alegría» la llegada de un nuevo prelado a Coria-Cáceres porque ahora, al fin, se podrán desbloquear asuntos que permanecían estancados, en pausa, a la espera del aterrizaje del máximo dirigente de la iglesia cacereña.

«Me parece un hombre muy formado, con una trayectoria muy buena. Es lo que necesitamos», apuntaba ayer a última hora de la mañana Santos Benítez, presidente de la Unión de Cofradías Penitenciales. «Estoy muy contento porque me gusta el perfil del nuevo obispo y es relativamente joven», apostillaba. Jesús Pulido Arriero tiene 56 años. Ya habrá sido ordenado prelado cuando se celebre la próxima Semana Santa, fiesta declarada de interés turístico internacional. El obispo asistirá al estreno la próxima primavera de la nueva cofradía, la de Jesús Despojado, que debutará con su imagen titular el Martes Santo.

«Me parece un hombre muy formado, con una trayectoria muy buena y es relativamente joven»

Santos Benítez

Presidente de la Unión de Cofradías

«Tener obispo me parece una noticia estupenda. Ya le invitaré a visitar el santuario de la Virgen de la Montaña para explicarle la relación que tiene la patrona con la ciudad», aseguraba Juan Carlos Fernández Rincón, mayordomo de la cofradía de la Virgen de la Montaña, tras conocer el nombramiento.

«Es una noticia estupenda; le invitaré a visitar el santuario de la Virgen de la Montaña»

juan carlos fernández rincón

Mayordomo de la cofradía de la Montaña

De la rueda de prensa ofrecida en la sede del Obispado, en la Plaza de Santa María, para dar a conocer el nombre del nuevo prelado estuvo muy pendiente Damián Jesús Niso Chaves, director de Cáritas Diocesana. «Es una bendición que tengamos obispo. Ya nos ha llegado. Personalmente no lo conozco, pero estoy seguro de que nos ayudará a marcar determinadas líneas de trabajo», apuntaba Niso Chaves al tiempo que recuerda que el obispo es el presidente de Cáritas.

«Es una bendición que tengamos obispo; nos ayudará a marcar las líneas de trabajo»

Jesús damián niso chaves

Presidente de Cáritas

«El nuevo obispo es consciente de que viene a sumarse a una iglesia diocesana que lleva caminando ya mucho tiempo, que tiene unos proyectos y que acaba de celebrar un sínodo. Su deseo es sumarse a este proyecto», dijo ayer el administrador diocesano, Diego Zambrano, que la semana pasada mantuvo ya un primer encuentro con el obispo.