Encierro de Ratonero / karpint

Ratonero, de la ganadería de Pablo Mayoral, deja un herido en la plaza

Encierro rápido y limpio, con salida muy fuerte a la plaza y recorriendo todas las calles del Casco Histórico

Irene Domínguez
IRENE DOMÍNGUEZ

Ratonero, uno de los toros de la Junta de Defensa ha dejado esta mañana un herido en la plaza, con una cornada en el gemelo derecho tan solo unos minutos después de su fuerte salida a la plaza.

Previamente, Ratonero, de la ganadería de Pablo Mayoral, hacia un espectacular encierro en el que al salir de los corrales se ha descolgado de los mansos abriéndose por la derecha. A la altura de la plaza del Rollo conseguía volver a reengancharse a los mansos para finalizar el encierro de manera rápida y arropada.

Tres campanadas después el astado salía a la plaza con una fuerza que ya se intuía, barriendo los barrotes de la parte izquierda. Tan solo 4 minutos después llegaba el momento más desagradable de la lidia con la cornada cuando a un participante que intentaba entrar en los barrotes, quedando su pierna derecha fuera de estos.

Un día más, varias personas hacían el intento de torear al toro sin mucho éxito. En una de las ocasiones el toro caía al suelo, manteniéndose tumbado durante unos segundos que hacían temer lo peor, pero enseguida se levantaba para continuar arremetiendo.

La salida a las calles se producía por la calle de las Monjas hacia la Plaza de San Pedro. Ratonero ha recorrido gran parte de las calles de la Parte Antigua de la ciudad dando el espectáculo que en Coria se requiere.

Finalmente llegaba a la catedral para quedarse y ser sacrificado.