Borrar
Brezo durante su lidia en la calle. AM
Primera cogida de San Juan durante la lidia de Brezo

Primera cogida de San Juan durante la lidia de Brezo

Afortunadamente no ha habido herido por asta de toro

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 24 de junio 2024, 22:27

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La lidia del toro Brezo, durante las festividades de San Juan, tomó un giro dramático esta tarde cuando un participante, un varón de 37 años identificado como JHM, sufrió un grave accidente en las calles aledañas a la Catedral. La lidia, que inicialmente transcurrió entre la Catedral y sus alrededores, culminó con la muerte del toro en el mirador de la Catedral, pero no sin antes dejar un incidente significativo en la jornada.

Brezo, el imponente toro de la ganadería El Torero, había comenzado su recorrido por las estrechas y empedradas calles de la ciudad, brindando un espectáculo vibrante a los numerosos asistentes. Sin embargo, en un desafortunado momento, JHM sufrió un traumatismo cerrado en el hemotórax derecho y en la pierna izquierda, durante el bullicioso evento. A pesar de la gravedad del accidente, la respuesta fue rápida y eficaz.

Los servicios de emergencia estabilizaron al herido en el quirófano habilitado en el Ayuntamiento, donde se le brindó atención inmediata. JHM presentaba una lesión traumática en la pierna izquierda, aunque afortunadamente conservaba la movilidad y sensibilidad en el miembro afectado. Tras la estabilización inicial, fue trasladado en ambulancia al Hospital Ciudad de Coria para realizar las pruebas complementarias necesarias, incluyendo una radiografía y un TAC, con el fin de evaluar el alcance de sus lesiones y planificar el tratamiento adecuado.

Mientras tanto, la lidia de Brezo continuaba en las calles. La tensión y el entusiasmo se mantuvieron altos, con los recortadores y corredores demostrando una gran valentía y habilidad. El toro, fiel a su fama, ofreció una lidia intensa y peligrosa, caracterizada por su gran cornamenta y su comportamiento combativo.

El desenlace de la lidia llegó finalmente en el mirador de la Catedral, donde Brezo fue abatido, poniendo fin a una jornada que quedará en la memoria de los asistentes por la mezcla de tradición, valentía y el inesperado incidente. A pesar del suceso, la lidia se desarrolló con una notable organización y cuidado, reflejando el profundo respeto y pasión de los participantes y organizadores por las festividades de San Juan.

La rápida intervención de los servicios médicos y la eficiente organización del evento permitieron que el incidente no tuviera consecuencias más graves.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios