karpint

Primer toro de San Juan 2022 y primera vez de la ganadería Isaías y Tulio Vázquez en Coria

Un encierro complicado y una lidia tranquila y sin incidentes es lo que ofrecía el toro de esta ganadería nueva en la ciudad

Irene Domínguez
IRENE DOMÍNGUEZ

Tras el obligado cambio de toro a última hora, la primera vez de la ganadería Isaías y Tulio Vázquez en la ciudad dejó un encierro movido, con descuelgue del toro y una complicada función de los mansos para conseguir encerrar al animal en los toriles.

Tras la charanga, y anunciado por un cohete a las 3.30 se daba suelta al primer encierro de las fiestas de San Juan 2022. Laborioso, nombre del astado, demoraba su salida de los corrales, dejando a los mansos realizar solos el encierro, para posteriormente acaparar él todas las miradas.

Haciendo honor a su nombre recorría solo el recinto del encierro para retrasar unos minutos su llegada a la plaza. Un espectacular e imponente toro que se hacía con la toda la plaza, recorriéndola de arriba abajo sin querer llegar a su destino, los toriles. Tras algunos minutos, los mansos tuvieron que volver a ser soltados para que pudieran arrástralo con ellos y que pudiera ser encerrado, con susto de por medio que sobrecogía a los espectadores y que finalmente quedaba quedaba en nada. Tampoco fue fácil el trabajo una vez llegados a los toriles, pero se conseguía.

Tercera campanada y Laborioso salía a las calles con expectativas de dar un buen espectáculo. Lo hacía por la calle de las Monjas hacia la plaza de San Pedro barriendo las calles. Finalmente el toro llegaba a la Catedral para quedarse. En un principio los valientes que se atrevían a verlo a pie de calle guardaban el respeto y mantenían las distancias. Poco a poco ganaban confianza y Laborioso se encargaba de volver a quitársela con su presencia y arrancadas.

Alrededor de las 06.00 horas, el astado era sacrificado junto a las palmeras de la Plaza de la Catedral.

Aunque al final no consiguió dar el espectáculo que Coria necesita en las calles se trataba de un toro con reflejos que en numerosas ocasiones dirigía su mirada a los corredores y con una presencia que imponía.