Manuel Chinchilla inauguró Coria Maravillosa con una charla sobre 'El orden del laberinto'

Manuel Chinchilla en el transcurso de su conferencia/Cedida
Manuel Chinchilla en el transcurso de su conferencia / Cedida

Eladio Paniagua
ELADIO PANIAGUACORIA

Dentro del ciclo de charlas y coloquios 'Coria maravillosa' el pasado jueves se desarrolló la primera de las intervenciones a cargo del arquitecto Manuel Chinchilla bajo el título 'El orden del laberinto'.

La charla trató de la posible relación entre el actual trazado del casco antiguo de Coria con la antigua ciudad romana.

Intentando descubrir cómo es posible que siendo las ciudades romanas un prototipo de ciudad ordenada y cuadriculada, conozcamos el actual trazado de las calles y plazas del casco antiguo de Coria como un laberinto.

Para ello explicó cómo se proyectaban y construían las ciudades romanas, según los libros del arquitecto Marco Vitrubio, siglo I antes de Cristo.

Manuel Chinchilla explicó que la ciudad amurallada de Coria se corresponde con una ciudad de dos estadios de largo, en la muralla que da a poniente, con su centro en la puerta de la Guía y de un estadio y medio en la fachada norte hacia la corredera con la puerta de San Pedro, ambas puertas de origen romano. El posible trazado de las dos calles principales que salen de ambas puertas, y las calles secundarias paralelas y perpendiculares a dichas calles principales.

En el transcurso de la intervención se mostraron los dibujos de la posible ciudad romana enterrada. Y testimonios de personas que al efectuar excavaciones en sus casas han encontrado en profundidades superiores a tres metros los restos de las calles romanas.

También se trató en la charla la posibilidad de pasar un georadar en las actuales calles para averiguar en profundidad los diferentes niveles y trazado de las ciudades vetona, romana, visigoda, musulmana y medieval y realizar los correspondientes planos.

Se mostró cómo la Catedral y la Ermita de la Virgen de Argeme marcan con sus situaciones y orientaciones el inicio de las cuatro estaciones del año.

Y por último se mostró el astrolabio impreso en el solado del patio del palacio de los Duques de Alba. Dicho astrolabio de más de mil años de antigüedad es una pieza arqueológica única en el mundo y de un valor histórico y cultural inmenso.

El arquitecto Manuel Chinchilla propuso el reproducir dicho astrolabio y colocarlo en alguna zona cercana del casco antiguo, creando un 'Parque del astrolabio', para admiración de la población y de los posibles turistas que atraiga, editando un pequeño libro sobre su origen y funcionamiento.

Después de numerosas preguntas e intervenciones del público que llenaba el salón de plenos municipal concluyó la charla con la satisfacción de haber dado un paso más en el descubrimiento de la historia de Coria.