«Sueño con torear en plazas importantes»

Jon Novo, con su capote, en una pose torera/KARPINT
Jon Novo, con su capote, en una pose torera / KARPINT

Eladio Paniagua
ELADIO PANIAGUACORIA

Cauriense de nacimiento y con tan sólo 14 año, Jon Novo Olivera sueña un día abrirse paso entre las figuras del toreo. En la actualidad cursa 3º de la ESO en el IES Alagón de Coria y una vez finalizados los estudios le gustaría cursar agropecuaria por su amor al campo. Aparte de sus estudios, se está preparando para un día dar el salto y convertirse en figura de la Fiesta Nacional.

- ¿Cómo nació su vocación taurina?

- A raíz de ver corridas de toros cuando apenas contaba con 4 años y ahí me picó el gusanillo pensando que algún día yo también podría estar en los ruedos al igual que están las figuras. Desde ese momento nació mi vocación taurina.

- ¿Asiste a alguna Escuela o Taller Taurino?

- Ahora mismo me preparo en la Escuela Taurina de Salamanca donde estamos actualmente unos 80 alumnos y allí aprendemos toreo de salón perfeccionando la técnica, tenemos también preparación física y además realizamos clases prácticas en tentaderos del campo charro. Y aquí en Coria asisto a las clases de un taller taurino que dirige la Asociación 'Jóvenes Taurinos' de Coria.

- ¿Cuáles han sido sus actuaciones taurinas hasta ahora?

- He toreado becerras en público en la plaza de toros de Coria con motivo de la IV Feria Internacional del Toro y en las Fiestas de San Buenaventura de Moraleja del año 2016. Y además he participado en múltiples tentaderos tanto en el campo charro como en el campo extremeño.

- ¿Hasta dónde desea llegar en el mundo del toro?

- Me gustaría engrosar el Escalafón Nacional como matador de toros y tomar parte en ferias importantes formando terna con las principales figuras del toreo. Es una meta que me he propuesto y la ilusión y las ganas no me van a faltar.

- ¿Qué siente cuando se pone delante de una becerra?

- Respeto, pero sobre todo mucha adrenalina y a medida que va transcurriendo la faena me voy tranquilizando y al final me siento a gusto con la becerra cuando veo que embiste con nobleza llevándola embarcada en la muleta y de esta forma las cosas salen como yo deseo.

- ¿Cómo ve el momento actual de la Fiesta Nacional?

- La verdad que la veo, salvo en algunas ferias importantes, un poco en declive, quizás debido al poco apoyo de nuestros políticos. Hay que tener en cuenta que la Fiesta Nacional cuenta con hondas raíces en el mundo de la cultura y además genera muchos puestos de trabajo con grandes ingresos. Es por este motivo por lo que la Fiesta de los Toros tiene que ir a más y para ello hay que apoyar todas las iniciativas referentes al mundo del toro como la Fundación del Toro de Lidia, Escuelas Taurinas y Asociaciones en defensa de nuestra Fiesta Nacional por antonomasia.

- ¿Cuáles son sus toreros favoritos?

- Me suelo decantar por el arte de El Juli y la sabiduría de Enrique Ponce, sin olvidar al torero de Torrejoncillo, Emilio de Justo, al que considero maestro y amigo, que es como mi espejo en la tauromaquia y el que hizo que diera los primeros pases con la muleta.

- ¿Necesita la Fiesta un revolucionario como El Cordobés para que la gente vuelva a las plazas?

- No es que la Fiesta necesite un revolucionario, como en su día fue 'El Cordobés', lo que necesita desde mi óptica es que surjan jóvenes promesas que impriman gusto y novedad en lo que hacen.

- ¿Cómo ha visto la Feria Internacional del Toro de Coria?

- Coria, por su tradición taurina, merece tener una Feria de este tipo y en cuanto a festejos taurinos se refiere, pienso que deberían tener más amplitud apostando por las jóvenes promesas de Coria y Comarca.

- ¿Desea añadir algo más?

- Agradecer a todas las personas que me han apoyado en estos años y en especial a la Escuela Taurina de Cáceres que dirige Manolo Bejarano, sin olvidar a la Asociación de Jóvenes Taurinos de Coria y a los ganaderos de la zona por su confianza a la hora de facilitarme el ganado para tentar en sus fincas.

Sólo me queda que desearle a Jon toda la suerte del mundo en esta difícil labor que ha emprendido y decirle aquello del argot taurino 'suerte, vista y al toro'.