«Mi madre me inculcó amor inmenso a la Virgen»

Tere González con la Virgen de Argeme/KARPINT
Tere González con la Virgen de Argeme / KARPINT

María Teresa González Parro fue la Camarera Mayor de la Cofradía de Nuestra Señora de Argeme

Eladio Paniagua
ELADIO PANIAGUACORIA

Nacida en el camino de la Virgen y tras unos años viviendo fuera de la ciudad, tornó a su cuna natal y cumpliendo con ese amor que su madre le inculcó a la Virgen de Argeme, ha visto cumplido su sueño de ser la Camarera Mayor de las Fiestas Patronales del año 2019 y como buena hija de morenita se siente orgullosa de haberla servido con toda la ilusión y amor que le profesa.

- ¿Cuántos años como Camarera de la Virgen?

- En realidad han sido cuatro años de camarera y cinco de romerías.

- ¿Qué ha sentido al ser la Camarena Mayor de las Fiestas Patronales 2019?

- Mi madre en su día fue Camarera Mayor cuando yo contaba con unos 16 años y después viví mucho tiempo fuera de Coria y a mi regreso y en una romería solicité el ser camarera de la Virgen y con el tiempo he logrado este año cumplir este deseo que siempre he tenido, como ha sido el ser la Camarera Mayor de la Virgen. Mi madre me inculcó desde pequeña ese amor a la Virgen, que se ha traducido hasta llegar a la meta deseada de ser la Camarera Mayor.

- ¿Ha sido un año especial para usted el 2019?

- Muy especial y a la vez con un poco de tristeza por tener que dejar este servicio y no estar tan cerca todos los días como ha venido siendo en estos últimos años.

- ¿Qué emociones le ha suscitado el cartel de este año?

- Para mí ha sido especial porque he querido rendirle un homenaje a mi madre y otro a mi prima Puri para que figuren en este cartel. Es un motivo de satisfacción y un pequeño homenaje a ellas, porque mi madre y mi tía Ángela fueron como las impulsoras que me inyectaron ese gran amor, que siempre he profesado, a la Morenita de Argeme.

- ¿Cuál ha sido su papel como Camarera Mayor?

- Mi papel ha sido el servir a la Virgen de Argeme con todas mis fuerzas y con todo mi amor hacia esa linda cara morena que tiene y eso te lo dice todo con sólo mirarla. Mi trabajo se ha centrado en coordinar, junto con la Junta Directiva de la Cofradía, todo lo referente a las fiestas y ornamentación del Santuario, desde la llegada de la Virgen a la ciudad hasta el final de las fiestas que fueron el pasado día 13 de mayo con la Romería de Argeme.

- ¿Ha sentido nostalgia al dejar este cargo?

- Mucha, es una pena el tener que dejarlo, pero los Estatutos de la Cofradía así lo exigen, y también no quiero pecar de egoísta por mi parte puesto que hay gente con mucha ilusión que desean ser Camarera Mayor de la Virgen.

- ¿Qué le ha dicho a la Virgen en su despedida de Camarera?

- Que nos siga dando salud a mi familia y a mí particularmente que no pierda nunca ese cariño y amor que le profeso. Es un amor que anida en mi corazón y que como buena hija y coriana, siempre la tendré conmigo. Al mismo tiempo quiero darle las gracias por lo mucho que nos ha dado y por haber hecho posible el tener el honor de haberla servido como Camarera Mayor en las fiestas argemistas del año 2019.

- Y finalmente, ¿qué le pide a los corianos como despedida?

- Que la Virgen les espera siempre en su casa del Santuario y que no se limiten únicamente en expresarle su amor con el día de la venida a la ciudad llena de vivas y aplausos, que está muy bien, pero que deben saber que una madre siempre espera a sus hijos en el hogar materno, en este caso en su Santuario, y allí la Morenita de Argeme les espera todos los días del año con los brazos abiertos, para estar junto a ella y expresarles su amor de hijos.