La directora del Virgen de Argeme transmite tranquilidad por las obras que se están llevando a cabo en el centro

Colegio Virgen de Argeme/KARPINT
Colegio Virgen de Argeme / KARPINT

Eladio Paniagua
ELADIO PANIAGUACORIA

El colegio Virgen de Argeme de Coria, que este año cumple 65 años de vida, va a sufrir desde el inicio del curso escolar 2019/2020 una serie de obras que afectarán a la configuración del edificio, que es conocido como el decano de la ciudad, y que a través de los años se encontraba obsoleto requiriendo una rehabilitación y adaptación urgente a los tiempos actuales en lo concerniente a la accesibilidad como un edificio público como tal que es.

Según la directora del Centro, Inmaculada Saralegui Valero, entre las obras que se están llevando a cabo figuran las escaleras de emergencia, ascensor, cocina-comedor, baños accesibles y otras obras que afectan a las aulas.

Estas obras tan demandadas a lo largo de los años por la Comunidad Educativa, al fin han llegado a feliz puerto y se podrán llevar a cabo con fondos de la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura, y en un principio estaban programadas con una duración de cinco meses y debido a la antigüedad del edificio, los técnicos de las obras han tenido que modificar el proyecto y la asignación económica, lo que supone una prolongación de las obras a lo largo del curso.

Por este motivo, afirma Saralegui Valero, el profesorado y alumnado, aunque administrativamente van a seguir dependiendo del colegio Virgen de Argeme, sin embargo y en el período en que se ejecuten las obras, todos los alumnos y profesores serán acogidos en el IES Alagón y en el Colegio Público 'Camilo Hernández', de manera que los alumnos de Educación Infantil y hasta cuarto de Educación Primaria, serán acogidos en las aulas del colegio Camilo Hernández y el resto de los alumnos irán al IES Alagón. Unos alumnos, que según la directora del colegio Virgen de Argeme seguirán recibiendo los servicios de Aula Matinal, Comedor Escolar y Actividades Formativas Complementarias en el colegio Camilo Hernández.

Próximamente, entre los días 10 y 11 de septiembre, afirma la Saralegui Valero, se mantendrán reuniones con las familias para dar cumplida información y atender en lo posible las necesidades que debido a estas obras van a padecer tanto los alumnos y profesores, como sus familias, procurando solventar en la medida posible las dudas y las situaciones especiales que se puedan dar en el periodo de las obras.

Para concluir, afirma la directora, después de tantos años luchando para que estas obras tan necesarias se llevaran a cabo, se ha conseguido, a pesar de los esfuerzos que van a suponer a la Comunidad Educativa, ya que las mismas van a suponer un gran beneficio para padres, alumnos y profesores, y al mismo tiempo para la misma ciudad.