Eliminatoria que se decidirá en el partido de vuelta

Jugadores del Coria celebrando el gol/KARPINT
Jugadores del Coria celebrando el gol / KARPINT

Eladio Paniagua
ELADIO PANIAGUACORIA

Ambiente de gala en el campo de La Isla para presenciar el encuentro de ida de la fase de ascenso a Segunda B entre el Coria, cuarto clasificado del Grupo XIV de la Tercera División, y el Formac Villarrubia, segundo clasificado del Grupo XVIII.

1 CORIA

Álex, Carlos García, Toto, Mahillo, Juanqui, Pino, Chema (Rubén m. 70), Alvarito (Antonio m. 77), Javito, Joserra, Fuli (Aparicio m. 90)

1 VILLARRUBIA

Manolo, David (Minaya m. 75), Carlos, Víctor Algisi, Toni, Dieguito, Arroyo, Copete, Pablo (Barbero m. 89), Charly (Juli Castro m. 44) y Ruíz

ÁRBITRO
Dirigió el encuentro el colegiado andaluz Viñolo Payán, asistido por Villalobo Barrera y Salinero González. Mostró cartulinas amarillas por parte local a Toto (minutos 5 y 90) y Mahillo (m. 69). Y por parte visitante la vieron Víctor Algisí (m. 53) y Ruíz (m. 87)
GOLES
0 – 1 minuto 60 (Fuli); y 1 – 1, minuto 80 (Copete)
INCIDENCIAS
Partido jugado en el campo de La Isla en tarde calurosa con 31 grados de temperatura y la presencia de 1.400 espectadores

Un encuentro con dos equipos de similares características y donde ambos contendientes jugaban esta fase de ascenso por segundo año consecutivo y donde en el conjunto manchego forman parte varios jugadores que han militado en equipos extremeños, por lo que era un partido de viejos conocidos.

En tarde calurosa y con una temperatura de 31 grados dio comienzo el encuentro siendo la primera ocasión para el Villarrubia en falta botada por Dieguito y donde el balón salió rozando uno de los postes. De nuevo en el minuto 12 Copete envió una bolea peligrosa y el balón se marchó fuera. El Villarrubia llevaba la iniciativa del encuentro con un Coria que no encontraba su juego, y Dieguito y Copete se convirtieron en la pesadilla de los defensores caurienses, que imprimieron una velocidad endiablada al encuentro como dos verdaderos bólidos.

Poco a poco el Coria se fue metiendo en el encuentro y en el minuto 20 en córner botado por Javito, Mahillo de cabeza estuvo a punto de marcar. Un minuto después sería Copete quien pusiera a prueba a Álex con un gran disparo donde el cancerbero cauriense envió el balón a córner. El Coria volvió a la carga y en el minuto 25 Javito realiza una gran jugada con disparo que se marchó alto. De nuevo en el minuto 41 Fuli pudo marcar desde lejos viendo adelantado al portero Manolo pero el balón salió fuera por poco. Y finalmente en el minuto 43 Carlos García se marcha por banda derecha y Chema en buena posición remata flojo y desviado.

Tras la reanudación el Coria salió con otra actitud y Javito y Carlos García llevaban peligro por ambas bandas a las que se unía Joserra por banda izquierda. En el minuto 51 Javito bota una falta y Juanqui no llega por poco en la misma boca de gol. Un minuto después Chema se va en solitario y su disparo lo detiene Manolo. Un Coria crecido buscaba el gol y en el minuto 58 Joserra se marcha por banda izquierda enviando en profundidad sobre Javito, que es derribado dentro del área. La pena máxima la lanza Fuli rechazando el balón el portero y el mismo Fuli recoge el rechace y marca llevando la locura a las gradas. De nuevo en el minuto 62 Joserra envía un preciso pase a Chema y su disparo lo envía Manolo a córner. Pero en el minuto 80 llegó el jarro de agua fría para el Coria en un centro por banda izquierda que impecablemente remata de cabeza Copete poniendo las tablas en el marcador. Un gol que hizo mucho daño al Coria que en los minutos finales sufrió lo indecible para mantener el empate, disfrutando los manchegos de varias ocasiones con un Coria que esperaba el final como agua de mayo, viendo que Toto se iba al vestuario con la segunda amarilla y cómo Álex evitaba la derrota en los instantes finales en una falta botada por Minaya y que voló como una paloma para evitar el gol.

En resumen, nada hay perdido y habrá que esperar a la vuelta para ver quién pasará a la segunda fase, donde el Coria ineludiblemente tendrá que marcar.