La ciudad recibió a su patrona la Virgen de Argeme

Los vecinos se volcaron en el recibimiento de la Virgen/KARPINT
Los vecinos se volcaron en el recibimiento de la Virgen / KARPINT

Eladio Paniagua
ELADIO PANIAGUACORIA

Eladio Paniagua Simón/CORIA

Un año más la Virgen de Argeme giraba visita a la ciudad donde tendrá una nueva morada en el primer templo de la Diócesis en que regresará a su Santuario el próximo día 13 de mayo en que se celebrará la Romería.

A las 17.30 horas de ayer, la Morenita de Argeme a hombros de sus devotos y escoltada por un buen número de caballistas al son del tamboril del artista local Alejandro García bajaba en olor de multitudes por el llamado Camino de la Virgen, luciendo su tradicional sombrero de romera y un manto de tapiz de seda blanco, con flores de plata y seda amarilla, donado en el año 1816 por el Chantre de la Catedral D. Antonio Gómez Mendo. Como de costumbre al llegar al arroyo de Valderrey la Virgen era recibida por los hortelanos de la zona que en otros tiempos cuando no existía el puente la pasaban a la otra orilla del arroyo.

Sobre 20 horas y habiendo contado con las 'pujas' en Las Lagunillas, la Corporación en Pleno bajo mazas le daba la bienvenida y el alcalde de la ciudad, José Manuel García Ballestero le entregaba el bastón de mando. A los acordes de la Banda Municipal de Plasencia y acompañada de las cofradías con sus estandartes y un pueblo entregado que la aclamaba, la Virgen llegaba a la Puerta del Carmen sobre las 20.30 horas donde el obispo de la Diócesis, Francisco Cerro Chaves y el Cabildo Catedralicio le daban la bienvenida, incensando la bendita imagen, mientras el coro cantaba el 'Regina coeli laetare Aleluya' y la 'Salve Mater Misericordiae'. Entre una nube de pétalos de las más aromáticas flores y salutaciones a la Morenita, llegaba a su nueva morada, la Seo Cauriense, donde el presidente de la Cofradía, José María Martín la saludaba diciendo que «en estos días de gracia los corianos abren las puertas de sus corazones de par en par alimentándose de tu amor. En estos días pasarán por aquí, desde los más pequeños hasta los mayores y Tú, Señora de Argeme, tendrás puestas todas las miradas en aquellos que sufren, los que han perdido algún ser querido, los enfermos y desamparados, porque vienes a la ciudad a ejercer tu papel de madre de todos los corianos, llenando el vacío de la ausencia en el corazón de todos, te busquen o no».

Seguidamente el obispo de la Diócesis, Francisco Cerro Chaves, saludó a la Virgen con las palabras «cansados, pero contentos por acompañar a pie a la Morenita desde su Santuario hasta su nueva casa, la Catedral». Recordó el prelado palabras del pregonero y su antecesor en la Sede Episcopal, Ciriaco Benavente Mateos. Finalizó diciendo que «recibimos a la Virgen con fe y esperanza en los momentos más difíciles para recibir el amor de una Madre, teniendo un recuerdo especial para los más necesitados».

El acto finalizó con el canto de La Salve y el himno a la Patrona de Coria.