Los chiringuitos y el ferial de Coria abren pese a estar en zona inundable

Uno de los chiringuitos abierto ayer con el río Alagón al fondo./Karpint
Uno de los chiringuitos abierto ayer con el río Alagón al fondo. / Karpint

Se rebelan contra la resolución de la Confederación del Tajo que les niega la cesión de uso del suelo en la margen derecha del río Alagón

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Dijeron que iban a luchar hasta el final y así ha sido. El ferial de San Juan y los chiringuitos de Coria han abierto en contra de lo que determinó la Confederación Hidrográfica del Tajo. Esta entidad, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, notificó al Consistorio y a los propietarios de los establecimientos que la zona en la que se instalan los locales y las atracciones, en la margen derecha del río Alagón, es inundable y les negó la cesión de uso del terreno. Ante esa resolución, se han rebelado.

Los propietarios de los establecimientos que cada año, desde hace cuarenta, se instalan en el Paseo de la Isla entre el 1 de junio y el 1 de septiembre han estado trabajando a contrarreloj para abrir sus carpas. Aunque lo han hecho más tarde de lo habitual, hace una semana empezó a funcionar el primero y ya hay tres que sirven comida y bebida.

«Sabemos que nos enfrentamos a una multa, pero no queremos dejar a Coria sin sus chiringuitos», comenta Ester Fernández, propietaria del establecimiento San Juan, quien apunta a que mientras estaban montando las carpas se acercaron a la zona agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil e inspectores de la Confederación del Tajo. «Seguro que nos ponen una multa, pero todavía no nos han dicho de cuánto puede ser la sanción», dice Ester.

«No vamos a parar de luchar por algo en lo que hemos invertido tanto», añade tras asegurar que este verano se está acercando mucha gente a los chiringuitos. «Incluso más personas para apoyarnos», matiza.

Ella, al igual que los demás empresarios, explican que en 2017 la Confederación también les dio una respuesta negativa. En ese momento, el Ayuntamiento de la ciudad preparó un plan de evacuación y emergencia ante una posible inundación y los dueños firmaron una declaración en la que se hacían responsables de cualquier incidencia. Con eso abrieron y en 2018 no tuvieron problemas con el permiso.

Más

Multas

Ahora que se han vuelto a topar con el 'no' y pese a ello han instalado las carpas y mesas pueden sancionarles con multas de hasta 50.000 euros, según el abogado de los empresarios. Eso se corresponde con una sanción leve o menos grave. De hecho, hay casos similares en la región. Uno de los últimos tuvo lugar en la margen izquierda del río Los Ángeles, en la localidad cacereña de Pinofranqueado. Allí, a seis metros del cauce instalaron un chiringuito parecido a los de Coria y sancionaron al propietario con 3.000 euros.

Para los casos muy graves la multa puede ascender al millón de euros, según el Reglamento del Dominio Público Hidráulico al que se refiere la Confederación, organismo que se limita a aludir a la ley pero no especifica si impondrá finalmente sanción y qué cantidad.

Por su parte, el Ayuntamiento de Coria también pasa por un caso similar que afecta a sus fiestas más tradicionales, los Sanjuanes que se celebran hasta finales de este mes. La Confederación del Tajo denegó la cesión de uso de suelo donde se instalan los 8.000 metros cuadros de ferial en la explanada del Paseo de la Isla. Alegó que era zona inundable y el Consistorio no se ha quedado de brazos cruzados. El 23 de junio abrieron los puestos y atracciones junto al Alagón y así permanecerán hasta el día 29.

El alcalde de este municipio, José Manuel García Ballestero, ya ha recurrido lo dictado por la Confederación y está a la espera de que admitan la suspensión cautelar de la resolución que les llegó el 6 de junio. Dijo que se iban a defender donde hiciera falta y que, con tan poco tiempo de reacción, no tenían otro espacio en el que montar el ferial.