Un buen número de conductores celebraron la fiesta de San Cristóbal

Bendición de vehículos/KARPINT
Bendición de vehículos / KARPINT

Eladio Paniagua
ELADIO PANIAGUACORIA

Dice el refranero popular de que «sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena» y esto es lo que sucede en estos primeros días de julio, una vez pasada la resaca de las Fiestas de San Juan, cuando un buen número de corianos evocan la figura de don Leopoldo, pionero en estas fiestas populares de San Cristóbal, entre otras, que perduran en la mente de los que disfrutaron de aquellos años en que en Osorio se celebraban todo tipo de acontecimientos bajo la batuta de don Leopoldo. Y es que este sacerdote, que fue muy popular en sus años de ministerio y como dice Machado 'hizo camino al andar', en un pleno del Ayuntamiento se acordó darle el nombre de una calle en la ciudad que perpetuara su nombre, pero que ha quedado en el baúl de los recuerdos.

Pero la vida sigue y la Cofradía de San Cristóbal de Coria, como viene siendo habitual por estas fechas, celebra un año más, la fiesta religiosa en honor al Santo Patrón de los conductores. El Santo de Licia que fue un mártir muy importante en la historia del cristianismo de Oriente y Occidente en tiempos del emperador romano Decio cerca del año 250 después de Cristo. Según la leyenda se dedicaba a pasar viajeros de una a otra orilla del río, dándose la circunstancia de transportar el peso de un niño al que no conocía y cuyo peso era enorme, revelándole el niño que era Cristo.

Su verdadero nombre procede del griego Cristóphoros, que significa «Portador de Cristo» y la Iglesia representa su imagen con el Niño Jesús sobre sus hombros y portando un bastón con hojas. Por este motivo es considerado patrón de los peregrinos, viajeros, motoristas y transportistas en general. Se trata, en definitiva, de un santo muy popular donde grandes poetas como Lorca y Machado lo han cantado en sus versos. Su estatua, siempre colosal, está presente en muchas catedrales como la de Toledo.

Los actos organizados por la Cofradía dieron comienzo el jueves día 11 con el triduo religioso que ha tenido lugar lugar a las 20.00 horas en la parroquia de San Ignacio, finalizando el último día con un lanzamiento de globos. Durante los días del triduo se recogieron alimentos no perecederos para Cáritas.

El día grande tuvo lugar el domingo, día 14, con una eucaristía en la parroquia de San Ignacio, con masiva presencia de cofrades y que contó con la imposición de medallas a los nuevos cofrades, finalizando la jornada con la tradicional procesión motorizada por las principales avenidas de la ciudad y bendición de vehículos. Los actos finalizaron con un vino de honor y entrega de trofeos en los salones parroquiales, finalizando la fiesta con una comida de hermandad y sorteo de regalos entre los asistentes.

Hubo además un sorteo de regalos para todos los participantes en la procesión y premios para el mejor camión engalanado, mejor turismo engalanado y mejor moto engalanada.