Borrar
Salto a Ayende. MB
Ayende extiende su bravura desde la Plaza hasta las calles de Coria

Ayende extiende su bravura desde la Plaza hasta las calles de Coria

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Miércoles, 26 de junio 2024, 22:24

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Tras una impresionante actuación en la plaza de toros, «Ayende», el fiero ejemplar de la ganadería Enrique Serrano, continuó su lidia en las históricas calles de Coria, llevando la adrenalina y el peligro a la zona de la catedral y sus alrededores.

Ayende en la calle. AM

Luego de su intervención en el ruedo, donde ya había dejado claro su carácter indomable, «Ayende» fue llevado a las calles, un entorno que puso a prueba tanto su bravura como la destreza de los participantes. La transición desde la plaza hasta el exterior fue un espectáculo en sí mismo, con el toro desatando su fuerza en un escenario menos controlado pero igualmente cautivador.

Las calles aledañas a la catedral se convirtieron en el escenario principal de esta lidia. Los corredores, con valor y destreza, intentaron mantener la compostura mientras «Ayende» embestía con determinación. Cada arrancada del toro generaba momentos de peligro que mantenían en vilo a los espectadores, quienes seguían el recorrido desde balcones y rincones estratégicos. Las estrechas calles de la zona potenciaron la emoción y la tensión del evento.

En un momento de particular intensidad, el toro protagonizó varias arrancadas que obligaron a los mozos a demostrar toda su agilidad para evitar ser alcanzados. La fuerza y rapidez de «Ayende» se vieron reflejadas en cada embestida, creando escenas de peligro que serán recordadas por su dramatismo.

Finalmente, el desenlace de esta lidia callejera tuvo lugar en la plaza de la catedral, un lugar emblemático que añadió un tono solemne al cierre del evento. En una acción final, tras una serie de hábiles movimientos por parte de los toreros y asistentes, «Ayende» encontró su fin. La muerte del toro fue recibida con respeto y reconocimiento por parte de los presentes, quienes valoraron la bravura y nobleza del astado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios