La vaca de la peña La Rana cumplió con creces su objetivo

Llegada de los bueyes a la ciudad. Karpint
San Juan

La fiesta del toro dio comienzo en la mañana de ayer con el encierro de los capeones que escoltados por más de un centenar de jinetes llegaron a los corrales del encierro sobre las 12.30 del medio día sin incidentes dignos de reseñar.

Los mansos, según palabras del presidente de la asociación ecuestre 'La Morenita'', Ángel Recuero, tras el desayuno de los caballistas, salieron de la Dehesa Mínguez y bajando por la fértil vega del Alagón cruzaron el río donde los bueyes dieron un poquito de lata con intento de retroceder, pero la pericia del coordinador de campo, Domingo Presumido y de Raku hicieron posible que el paso del río trascurriera con plena normalidad, aunque en el caso de Raku se dio un buen baño al caer del caballo en plenas aguas del río. Seguidamente los bueyes llegaron a las puertas de la ciudad tras subir la barrera del Prior y entrar por la portona del Carmen al recinto amurallado, siguiendo su trayecto hacia los corrales por las calles del casco antiguo y llegando a los corrales pasada las 12.30 del  mediodía. Finalizó Ángel Recuero diciendo que la buena organización y comportamiento de la gente hicieron que el desarrollo de este encierro transcurriera por plena normalidad.

Vaca de la Rana

Sobre la 13.30 horas, y con gran afluencia de gente, se dio suelta al encierro y lidia de la vaca de la peña 'La Rana' que patrocinan los hosteleros de la plaza del Rollo. Un bello ejemplar perteneciente a la ganadería 'Jara del Retamar'. Un ejemplar grande, negra y un poco bizca del pitón derecho. Fue una vaca ligera, que dio una gran función y que cumplió plenamente con su objetivo, ya que se movió con soltura desde los corrales del encierro hasta la portona de San Pedro con gran movilidad y siendo la diversión de los corredores, contribuyendo la agradable temperatura para que el animal colaborara en la lidia. Pasadas las dos de la tarde fue ensogada y posteriormente apuntillada.

La jornada continuó a las 18.30 horas con la misa Extremeña y solemne profesión en honor de San Juan Bautista, con presencia masiva de autoridades, abanderados de las peñas más significativas de las fiestas de San Juan, que impusieron al santo las insignias de las correspondientes peñas y siendo paseado procesionalmente por el recorrido habitual, entre cantos y aclamaciones.

Finalizado el acto religioso y a las 20.00 horas, con el recorrido del encierro abarrotado de gente,  tuvo lugar el encierro de los capeones (mansos) desde los corrales del encierro hasta los corrales de la plaza con vuelta a los corrales del encierro. Los mansos serán los que llevarán a los toros durante los encierros hasta los corrales de la plaza.

Una vez acabado el encierro, tuvo lugar uno de los ritos más importantes de estas fiestas de San Juan en pleno solsticio de verano, como es la quema del capazo en la plaza de España con los  tendidos abarrotados de espectadores que disfrutan viendo a los jóvenes jugar y bailar danzas propias de San Juan alrededor del fuego. La fiesta continuó a las 24.00 horas en la remoceada  plaza de la Paz donde organizado por el Ayuntamiento tuvo lugar el concierto 'Festival I Love 80'.

Finalmente a las 3.30 horas, llegó la hora de la verdad y tras el correspondiente chupinazo se dio suelta al primer encierro de las fiestas de San Juan 2014 con la presencia de un toro de bella estampa y gran trapío correspondiente a la prestigiosa ganadería de Fuente Ymbro, señalado con número 170 y guarismo 9.