La vaca de la peña 'La Rana' abrió los festejos de las Fiestas de San Juan

En la llegada a los corrales dos caballistas sufrieron un leve accidente al perecer con heridas de escasa consideración

Mozo realizando un recorte a la vaca. Karpint
Vaca de la Rana

Se abrió el telón de las Fiestas de San Juan 2012 con la lidia de la vaca de la peña 'La Rana'. Una gran explosión de júbilo reinaba en la mañana por todos los rincones de la ciudad y de modo especial en la zona del encierro donde las peñas se hacían notar y daban colorido a las fiestas. La jornada sabatina también contribuyó a que miles de personas no sólo de Coria sino de la periferia y de los más apartados lugares de la geografía nacional se congregaran masivamente para participar de la fiesta del toro, una fiesta que por antonomasia ha calado por su originalidad y tipismo y es el punto de mira de propios y foráneos.

A primeras horas de la mañana más de un centenar de caballistas participaban del tradicional desayuno y se encaminaban en busca de los mansos que serán los encargados de arropar a los toros por el recorrido del encierro hasta los corrales de la plaza. Sobre las 12,30 horas y con masiva presencia de espectadores que llenaron todos los lugares por donde pasaban los bueyes y de un modo especial en la bella panorámica de 'La Barrera del Prior', llegaban los capeones a los corrales escoltados por bellos corceles. Cabe resaltar que  todo transcurrió con plena normalidad excepto en la llegada a los corrales donde dos caballistas a la altura de la cafetería Burbujas sufrieron un leve accidente al perecer con heridas de escasa consideración debido a que los caballos  echaron de menos el cambio del empedrado sobre el asfalto.

La fiesta continuó con plena normalidad y a la 13,30 horas bajo un intenso calor, se dio suelta al encierro y lidia de la vaca de la peña La Rana, que es el primer espectáculo taurino de las fiestas y que viene a ser como los entremeses de una suculenta comida. El animal perteneció a la ganadería de Enrique Serrano de la vecina localidad de Moraleja y tenía por nombre 'Costurerita', herrada con el número 57 y guarismo siete. La vaca era castaña, bien presentada y astifina, aunque no muy grande. Cumplió con creces su cometido acudiendo a la llamada de los mozos por la zona del encierro y no hubo que lamentar ningún percance, sólo que en el vallado de la calle Horno estuvo a punto de colarse metiendo más de medio cuerpo, pero  la oportuna intervención de los mozos hizo que el animal no se saliera del recinto. Sobre las 14,15 horas y en la puerta de la cafetería Alkarica, la vaca fue reducida por los mozos y metida en una jaula con la ayuda de la organización.

A las 20 horas y con la zona del encierro y la plaza repleta de corredores, tuvo lugar el tradicional encierro de los mansos hasta los corrales de la plaza y posterior vuelta a los corrales del encierro, transcurriendo todo con plena normalidad. Después tuvo lugar la Misa en honor de San Juan Bautista y tradicional procesión por el recorrido de costumbre, con presencia masiva de los Abanderados de las peñas que aportan toros a las Fiestas de San Juan, los cuales le pusieron al Santo el distintivo de cada peña, pidiéndole protección ante el toro en estos días de fiesta. Finalizado el acto religioso, la gente se aglomeró en la plaza de los Toros donde se procedió a la quema del capazo y a las danzas y cantos alrededor de la hoguera no faltando la música de la charanga y el tradicional chupinazo.