Ruta de senderismo Alcántara-Menhir del Cabezo

Participantes en la ruta senderista

Un total de 50 senderistas formaron parte de la segunda ruta de la temporada 2012 organizada por la Escuela Permanente de Consumo junto con la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Coria, y procedentes de las localidades de Montijo, Zafra, Mérida, Torrejoncillo y Coria.

A pesar de las bajas temperaturas con las que amanecía el domingo 12 de febrero, no supuso ningún inconveniente para llevar a cabo la ruta Alcántara-Menhir del Cabezo (PR-CC 105), ubicada dentro del parque del Tajo internacional. Sobre las 09:15 horas se inició la ruta callejeando por la localidad de Alcántara pasando por el monumental Convento de San Bartolomé 'San Francisco', e iniciando el descenso por el Convento del Santi Espíritu, donde las vistas del majestuoso puente romano eran espectaculares.

El primer tramo de la ruta discurría paralelo al río, entre zonas cultivadas y antiguas repoblaciones, siguiendo un terrerno de matorral con encinas muy dispersas donde se descubrió una de las joyas del parque, el hermosísimo Lirio Lusitano (Iris Lusitanica), un endemismo lusoextremadurense. Antes de cruzar el regato de los Remolinos por un antiguo puente restaurado, atravesaron unos terrenos con afloramientos pizarrosos muy querenciosos para la Collalba negra (Oenanthe leucura). Continuóaron hasta la localidad fronteriza de Estorninos por terrenos ondulados adehesados. Desde Estorninos hasta la carretera de Alcántara-Moraleja, el paisaje era de terrenos adehesados hasta que se internaron en el Monte del Cabezo. Cogiendo el desvío a izquierda, se podía contemplar el Menhir del Cabezo datado en unos 5000 años.

Se pasó por algunos pastizales húmedos de vaguada donde habita el Topillo de Cabrera (Microtus cabrerae), endemismo ibérico y otra de las joyas del Parque. Cruzaron la carretera y llegaron a la antigua cantera que suministró material para la construcción de la presa de Alcántara.

Regresaron al puente romano por un antiguo camino trazado sobre la ruta romana, que permitió observar alguna horma circular (corral con paredes de piedra seca) en buen estado. Pasado el puente, iniciaron finalmente un fuerte ascenso por la Cañada Real de Gata para terminar sobre las 14 horas en el punto de salida.