Un Coria decepcionante se dejó dos puntos en el campo de la Isla

Acoso sin fortuna en la portería visitante. Karpint

Gran expectación en el campo de la Isla para ver a este Coria deslumbrante de los primeros partidos del campeonato y decepción absoluta entre los aficionados que vieron cómo su equipo era incapaz de hacer un solo gol (y van dos partidos consecutivos) a un equipo que vino a la Isla a hacer su partido y a encajar el menor número de goles posibles, llevándose al final un empate que para los jugadores del Miajadas les sabe a gloria.
Un Coria desconocido, donde una vez más el centro del campo brilló por su ausencia y una delantera completamente roma ante el portal defendido por Pedro, sorprendiendo la posición de Alvarito como falso extremo lo que fue en detrimento de la línea medular que quedó completamente desguarnecida y sin ese hombre que fuera capaz de canalizar el juego del equipo.
Descafeinada primera parte, con fútbol de escasa calidad y con un Coria, que a pesar de no jugar bien, disfrutó hasta de 8 ocasiones de gol. El viento reinante de la primera parte hizo que los jugadores no controlaran bien el balón, ante un Miajadas timorato y agazapado esperando que Chencho (único punta) tuviera su oportunidad. Este fue todo el poder ofensivo del Miajadas en este primer período, mientras que el Coria estrelló dos balones en los postes. El primero fue obra de Pichi en el minuto 26 y el segundo en el minuto 35 en que Dani Magariños saca una falta y de nuevo el balón se encuentra con el poste tras pegar en un defensor. En el minuto 28 una dejada a Mahíllo hace que el jugador del Coria encare puerta en solitario, pero al final le fallaron las fuerzas y no sacó rentabilidad de la jugada. Los últimos minutos de la primera parte fueron de constante agobio sobre el portal del Miajadas y en el minuto 43 el tiro envenenado de Pichi lo sacó a corner en gran intervención el cancerbero Pedro.
La segunda parte sobró por completo con un Coria de pena, sin orden ni concierto y que fue víctima de sus errores, con un inexistente centro del campo y completamente romo en ataque hasta el punto que todo el potencial ofensivo se resumió en un tiro de Pichi que paró Pedro en el minuto 67 y un cabezazo de Andrada que salió fuera por poco en el minuto 83.
Al final decepción entre los aficionados que se las prometían muy felices y que al final vieron cómo volaban dos puntos del campo de la Isla.