Caballeros de la Orden del Temple celebran diversos actos en la ciudad

La Orden del Temple recibida por las autoridades. KARPINT
En el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Coria tuvo lugar en la mañana del viernes la recepción oficial, por parte del alcalde y concejales de un grupo de Caballeros de la Orden del Temple de diversos lugares de España con el prior de la Orden al frente, Joseph Joan Ibuiseda.
El alcalde, García Ballestero, les dio la bienvenida agradeciéndoles el gesto de haber escogido esta histórica ciudad, que fue posesión templaria y que estos día revive su pasado, como lugar de encuentro para celebrar diversos actos.
García Ballestero hizo un repaso de la Orden del Temple que es la más antigua de las órdenes de Caballería y cuyos orígenes se remontan hasta Jerusalén, en el primer cuarto del siglo XII y que nació con el objetivo de proteger a los peregrinos que llegaban hasta Tierra Santa.
En cuanto a Coria se refiere, el alcalde manifestó que la ciudad tuvo el privilegio de ser la primera posesión templaria en lo que hoy es nuestra región. «La Orden del Temple dejó un buen rastro y no solo se centró en su actividad reconquistadora sino que su presencia contribuyó a la conservación de costumbres, creencias y tradiciones que forman parte de su folclore popular», relató el edil. Cierta leyenda afirma que los templarios de Alconétar guardaban en su castillo un mantel que a la voz de ciertos conjuros se llenaba todo él de alimentos. «Esta leyenda, -cuenta García Ballestero-, le ha valido a ciertos investigadores para poner en relación el referido mantel con el Mantel de la Santa Cena que esta ciudad tiene el honor de custodiar en su Santa Iglesia catedral».
Agradecimiento
Seguidamente el prior de la Orden del Temple, Joseph Joan Ibuiseda, manifestó que el sentimiento que le embarga es de un profundo agradecimiento por este recibimiento que le ha tributado la ciudad, su alcalde y demás autoridades. «Para nosotros -dijo- son unos días importantes. Este es el día en que los actos que realizamos son públicos».
Ayer destacaba la 'velá de armas', «que es muy importante porque es una introspección que hace cada hermano nuevo que ha sido admitido y que quiere estar seguro del compromiso que con él mismo va a adquirir frente a los hermanos y la sociedad, y así lo quieren hacer», aseguró.
Hubo momentos conventuales, uno privado y el otro público. Se trata de una ceremonia conventual al igual que la que se realiza en los conventos de clausura.
Por otra parte, en la tarde de ayer sábado se celebró una misa en la catedral con la actuación de la Coral Cauriense. Otros actos tuvieron lugar en la Villa de Portezuelo.