Adesval participa en dos nuevos proyectos de cooperación interterritorial y transnacional

La Asociación para el Desarrollo del Valle del Alagón (Adesval) participa en dos nuevos proyectos de cooperación interterritorial y transnacional, en el marco de la Red Rural Nacional, aprobados y subvencionados por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en su convocatoria de 2011. Se trata de los proyectos 'Rutas del Jamón Ibérico: Implantación del Club de Producto' y 'Territorios Rurales comprometidos en la lucha contra el cambio climático'.
El primero de ellos, liderado por el también extremeño grupo de acción local de Sierra de Montánchez y Tamuja (ADISMONTA), tiene como objetivo general contribuir a la consolidación y creación de empleo; favorecer la conservación de la biodiversidad de hábitats de interés comunitario como son las dehesas de origen ganadero dominadas por encinas y alcornoques e implantar un tipo de gestión integrada, transversal y sostenible (metodología Club de Producto) necesaria para que el sector turístico en el entorno rural sea una realidad económica.
Se realizará una evaluación y un diagnóstico del producto 'Ruta del Jamón Ibérico en las comarcas', y se pondrá en marcha un plan de sensibilización, formación y consolidación de los órganos de gestión territorial. Además, se llevará a cabo una campaña de sensibilización sobre el valor del ibérico desde la dehesa a la mesa, acompañando y asesorando a los empresarios locales en el proceso de implantación del Club de Producto.
Cambio climático
Mientras, el segundo de los proyectos aprobados se encuentra liderado por la Asociación para el Desarrollo Rural de Lanzarote, y tiene como objetivos prioritarios contribuir a reducir las emisiones de CO2 en los sectores difusos presentes en los territorios implicados; adaptar el territorio, las actividades y los usos de los habitantes del medio rural a las nuevas condiciones medioambientales, sociales y económicas derivadas del cambio climático; contribuir a la creación de un modelo de participación real y efectiva de los territorios rurales sirviendo de referente a otros territorios; reorientar el mercado laboral hacia empleos verdes; y por último, mejorar la participación y las relaciones entre la ciudadanía al compartir un proyecto común.