El toro 'Pingoncito' dio un buen espectáculo en la madrugada de Coria

Normalidad en el encierro de la Junta de Defensa, con dos astados que llevaban por nombre 'Cordero' e 'Ibarra'

El toro nocturno observa las llamadas de atención de los aficionados que se refugiaban bajo los palos. KARPINT
San Juan 2011

No le rodaron bien las cosas a las fiestas de San Juan en la madrugada del día 25, pues hubo de cambiarse el toro 'Botijero' de la ganadería Rollanejo, que estaba previsto para ese encierro, por el toro 'Pingoncito' de la ganadería de María del Carmen Valiente. A la hora señalada tuvo lugar el encierro que congregó a un gran número de corredores y espectadores, transcurriendo el encierro por cauces normales, pues el toro salió de los corrales arropado por los mansos realizando un encierro rápido y limpio, entrando en los corrales de la plaza.

A la tercer campanada salió de los corrales rompiéndose el pitón derecho por donde derramaba abundante sangre, además de quedar bastante tocado por el golpe recibido. Ante el desconcierto general y una monumental bronca, se decidió que el toro fuera sustituido por el sobrero y devuelto a los corrales sobre las 4:30 de la madrugada.

Sobre las 4:45 llegó el nuevo toro procediéndose al desencajonamiento con unas labores que se hicieron con celeridad y buena organización y de esta forma cuando faltaban 8 minutos para las cinco de la madrugada, el nuevo toro hacía acto de presencia en la arena de la plaza. Era un toro berrendo en negro con un listado blanco sobre el lomo, de la ganadería Jara del Retamar y de procedencia Jijona.

 Un toro que por cierto dio una gran función en la plaza, con mucha fijeza, persiguiendo a los mozos y rematando en los barrotes de la plaza.

El oportuno apagón evitó que le propinara un serio percance a un mozo. El toro acudió con celeridad a la llamada de los mozos, que le realizaron recortes de mucho mérito y muy ajustados, sobresaliendo un recorte espectacular de Fernando Parada. Hay que resaltar que, a pesar de la gran brega del toro en la plaza y el buen número de recortes que recibió, sin embargo hasta el final de la lidia no abrió la boca. A la tercer campanada salió por la Calle de las Monjas en dirección a la Plaza de San Pedro, con vuelta a la plaza y posterior llegada al atrio de la catedral donde se erigió en el amo del cotarro, imponiendo su ley sobre el verde donde acabó sus día sobre las siete menos cuarto de la madrugada.

En la tarde del 24 tuvo lugar la lidia del toro 'Ventanero' de la ganadería Puerto de San Lorenzo. Un toro con una enorme cabeza y una monumental cornamenta que imponía mucho respeto. El toro fue trotón durante la lidia en la plaza, aunque con poca fijeza, moviéndose mucho en este tramo y cumpliendo con creces su objetivo. Cabe resaltar el salto espectacular de Guillermo Piro y el gran número de quiebros a que fue sometido por los recortadores.

A la tercer campanada salió por la calle de las Monjas en dirección a la Plaza de San Pedro, esperándose que diera una gran función en el recorrido por las calles. Pero 'Ventanero' en esta fase de la lidia no dio el juego deseado, recorriendo solamente la Calle del Cuerno y buscando lugar cómodo en la Calle del Seminario donde se sintió cómodo y donde sobre las 10 de la noche Toñi Quijada lo despachó de un certero disparo.

Al medio día de ayer tuvo lugar el encierro de los dos toros que aporta a las Fiestas de San Juan la Decana Peña 'Junta de Defensa' cuyo abanderado este año es Rubi Cordero Ibarra.

El Abanderado ha tenido la feliz idea que este año el nombre de sus toros lleven sus apellidos y por lo tanto el primer toro de la lidia lleva por nombre Cordero y el segundo Ibarra. En cuanto al primero, fue negro, señalado con el número 36, guarismo 7, y perteneciente a la ganadería de María del Carmen Valiente, procedencia Nuñez Domecq. Y el segundo también de la misma ganadería, de pelo negro meano, señalado con el número 35 y guarismo 7.

El encierro con ambos toros dio comienzo a las 12:30 del medio día y el mismo transcurrió con plena normalidad. Posteriormente se dio suelta al toro 'Cordero', un toro negro y con buena presencia, astifino, y que dio un buen rendimiento en la plaza, a pesar de las altas temperaturas, acudiendo a la llamada de los mozos, recibiendo un buen número de recortes y rematando bien en los barrotes. A la tercera campanada salió por la puerta de Santiago hacia la Cava, bajando por la Calle de Los Paños hacia Las Cuatro Calles donde estuvo un buen tiempo en la portona, regresando a la Plaza, trasera de las Monjas, San Pedro y San Benito donde pasadas las 2:30 de la tarde Eusebio Santano acabó con su vida.