Celestino 'Titi' cuenta con unos 140 coches en miniaturas hechos en madera

Celestino mostrando la colección de coches que posee. Karpint
Gente cercana

En su etapa como jubilado llena sus horas de ocio dedicándose a la artesanía y en su cochera sita en la calle Velázquez de Coria, cuenta una extensa gama de coches en miniatura, unos 140 coches, que son verdaderas obras de arte y que son la admiración de propios y extraños.

-¿Cuál fue el motivo de trasladarte a vivir a Coria?

-Porque mi padre era de Coria, hijo de Don Bernabé Gutiérrez y por este motivo opté por venir a vivir a esta ciudad.

-¿Cuál ha sido tu ocupación en Coria durante todos estos años?

-Inicié mi actividad como fontanero, posteriormente como ayudante de camión, después estuve de chofer, me compré un camión y finalmente fui taxista.

-Jubilado dedica sus ratos libres a la artesanía. ¿qué es lo que realizas en el arte?

-Me dedico a hacer coches antiguos en miniatura, tengo en mi exposición el camión que tuve como compañero de trabajo y cuando lo vendí sentí nostalgia y por este motivo hice una reproducción de él como recuerdo.

-¿Cuántos trabajos tienes expuestos en tu cochera?

-Tengo alrededor de 140 coches de todas las marcas y colores desde el Chevrolet, Citroën, Cádillat, Ford, Alfa Romeo y Mercedes, entre otros. Prácticamente están representados toda la gama de coches antiguos, no faltando, como he manifestado, el camión de mi propiedad que tuve en mi época de transportista y que era un Pegaso Trone. También en mi repertorio de coches, y como una joya, se encuentra el coche dos plazas que en su día tuvo Don Paco Echávarri, y se trata de un coche Placa de color azul. Hay otras representaciones de coches antiguos como es el caso del Taxi de Paco Asterio o un Ford de Manolo el de la Gravera.

-Además de los coches, ¿tienes otras obras de artesanía en tu exposición?

-Tengo dos molinillos antiguos que se usaban para moler el café donde he invertido mucho tiempo en hacerlos, además de una enorme casa que la hice para mi nieta, con la cocina, comedor, dormitorio, cuarto de estar y demás. Y también cuento con la reproducción de una casa que tengo en 'La Isleta'.

-¿Qué tiempo has invertido en realizar estas casas?

-Estas casas las realicé hace unos 14 años y tarde en hacer la de La Isleta unos 15 días y la de mi nieta una semana.

-¿Qué materiales empleas en tu trabajo?

-Uso madera de los palés que tiran de las obras, cogiendo siempre las mejores y más adaptadas para mis trabajos, y para los coches uso maderas de cajones de armarios, que sea madera y no aglomerados que no me sirven para mi trabajo.

-¿Cómo nació tu vocación de artesano?

-La artesanía me ha gustado desde siempre. Fui fontanero porque me inició un tal Pablo que era fontanero en Coria y después que lo dejó me quedé yo en su lugar, pero como a mi no me gustaba la fontanería, lo dejé y me dediqué al oficio de camionero que me gustaba más. Después fui taxista y como me gustaba la mecánica, comencé a hacer coches con cuatro rodamientos y así me inicié en este arte.

-¿Vas a seguir con este trabajo?

-Pues sí, ya tengo en la cochera aletas y ruedas preparadas y estoy buscando la madera adecuada. Quiero manifestar que me gusta mucho hacer coches y que han venido a visitarme de Madrid los del Gran Café de Atocha a comprarme los coches y no se los quise vender porque los hago para un nieto que tengo.