La biblioteca municipal repasa sus actividades para fomentar la lectura

Biblioteca de Coria. KARPINT

Con la conclusión del curso escolar, la biblioteca realiza un análisis de las actividades llevadas a cabo para fomentar la lectura. Durante este año se han realizado recitales de poesía para conmemorar el centenario del nacimiento de Miguel Hernández, o la celebración del Día del Libro, que este año se ha unido al Día de la Mujer.

Por otro lado, se ha conseguido implicar a más de 30 comercios de la ciudad. También se ha extendido la lectura entre los ciudadanos gracias a los más de 200 libros liberados que se colocaron en estos comercios, con el fin de que todo el que lo deseara pudiera llevarse uno y devolverlo, tras leerlo, en cualquier otro comercio adherido a esta actividad.

Sin duda, la iniciativa estrella ha sido el concurso Pablo Neruda de cartas de amor, que este año se ha celebrado en su cuarta edición contando con más de 360 cartas recibidas de diferentes lugares del mundo, y en el que resultó ganadora la carta 'El viejo tonto', de Celia Gómez Yepes.

El fomento de la lectura a través de la escritura se potenció gracias a la labor de acercamiento de lectores-autores con tertulias en las que se conoce al creador de la obra, pudiendo llegar a conocerlo más allá de sus textos o saber en qué consiste el proceso creativo. Así, este año se ha contado con la visita de Pilar Galán, Juan Herrero y Felipe Zapico, todos ellos escritores extremeños.

Durante este año la biblioteca también ha querido involucrarse en tareas sociales, organizando, junto al Departamento de Animación Sociocultural, el 'cineposible', que ha consistido en proyecciones semanales de cortos sobre problemas tan importantes como la violencia de género, la pobreza o la contaminación del medio ambiente.

También es importante la consolidación del grupo de lectura, formado por alrededor de 15 personas, que se reúnen cada mes para comentar un libro que todos han leído. Esta ha resultado una actividad «muy fructífera» para entender aspectos que en la lectura personal han podido pasar por alto.

No cierra por vacaciones

En verano, la biblioteca no cierra sus puertas, al contrario, se extiende a la piscina municipal, donde en horario de tarde se realizarán actividades para los más pequeños y quien lo desee podrá leer la prensa, alguna revista o tal vez engancharse a una novela de misterio mientras toma el sol.