Finalizó el programa formativo dirigido a discapacitados

Personas que han participado en los talleres. KARPINT

El pasado día 28 de mayo finalizó el programa formativo dirigido a personas con discapacidad de Coria, que se ha desarrollado en los salones de la parroquia de San Ignacio durante los tres últimos meses, en horario de tarde.

Según la organización, con este programa se ha pretendido, en la medida de sus posibilidades, cumplir con los objetivos en un principio propuestos. También afirman que de esta experiencia se ha aprendido para una mejora en próximos programas y proyectos, teniendo en cuenta algunos errores y contratiempos que han surgido, pero de todas formas la valoración que se hace de estos talleres es muy positiva y al mismo tiempo agradecen a los monitores y cooperantes voluntarios, y a la parroquia de San Ignacio, por su apoyo incondicional y por la ayuda prestada.

También hay que resaltar, que este grupo ha dado por concluido el curso de catequesis que impartieron en Moraleja a otro grupo de personas con discapacidad.

Para el desarrollo de estas actividades, el grupo se desplazó a esta localidad todos los jueves y el curso de catequesis está previsto que se reanude en Moraleja el próximo mes de octubre.

Por otro lado, un año más, el pasado día 3 de mayo, el grupo de personas con discapacidad colaboró con la parroquia de Nuestra Señora de la Piedad de Moraleja con motivo de la estancia en la Parroquia de la Virgen de la Vega. Por este motivo se realizó un acto de presencia en la visita que hicieron los jóvenes y el centro ocupacional de Mensajeros de la Paz de esa misma localidad.

Pulsera

Fue un acto emotivo donde el grupo de Coria hizo una ofrenda a la Virgen y le regalaron una pulsera que previamente habían elaborado en los talleres. Una pulsera similar ala que regalaron a la Inmaculada de Torrejoncillo, al obispo Francisco Cerro Chaves en su cumpleaños y al Papa que se la entregó el obispo personalmente aprovechando la visita que ha realizado últimamente al Vaticano. Otras actividades para el verano es la puesta en marcha de la Peña para las Fiestas de San Juan, una parrillada en Valdencín junto con el diácono don Pedro.

Finaliza el grupo de personas con discapacidad agradeciendo al alcalde saliente, Juan Valle Barbero, la disposición que siempre ha tenido con este grupo, al que ha recibido en su despacho y ha atendido sus propuestas.